Diario de Japón: preparativos del viaje

Este año pensábamos ir de vacaciones a Estados Unidos pero no sé por qué en el último momento cambiamos de opinión y decidimos ir a Japón… La cuestión es que vi unos billetes a bastante buen precio y fue lo que finalmente nos animó.

Como siempre, miro el billete en varios buscadores a lo largo de sucesivas semanas (EDREAMS, ATRAPALO, etc.). Encontré DOS billetes de Madrid a Tokio operados por ANA (de origen japonés) por 983€ (desglosado en Madrid-Múnich (3H) y Múnich-Tokio-Aeropuerto de Haneda (13H)). Los compré el 27 de junio para volar del 18 Octubre al 3 de Noviembre.

En Tokio hay dos aeropuertos: Haneda (más pequeño y antiguo, principalmente para vuelos domésticos) y Narita (internacional, más grande). Preferí volar a Haneda porque estaba más cerca de la ciudad.

En el avión

Según el buscador, los billetes serían gestionados por la empresa de turismo OMEGA FLIGHT. Omega tardó varios días en gestionar el billete y descontarlo de mi cuenta, de hecho los llamé por teléfono y todo. Resultó ser una empresa china con sede en España y por lo tanto fue un pelín difícil entenderse con ellos en español y por teléfono… Al final todo salió bien.

Empecé entonces a recabar toda la información posible en distintas webs:

LOS VIAJEROS

JAPONISMO

BLOGDETERMICO

ELPACHINKO, etc.

En la web de turismo oficial de Japón proponían varios itinerarios según los días que el viajero pensaba estar en el país (ésta es su web). Inicialmente me decanté por el siguiente: Tokio, Matsumoto, Takayama, Kanazawa, Osaka, Miyajima, Kyoto y Hakone. Luego me di cuenta de que quizás eran demasiados lugares para tan pocos días (15 noches) así que finalmente quedó así: Tokio, Matsumoto, Osaka, Miyajima, Kyoto y Hakone.

Por otro lado reservé todos los hoteles a través de BOOKING, pues la mayoría de ellos, si es que tienen web, están en japonés. Nosotros teníamos la idea de que el país era moderno, pero finalmente no nos lo pareció tanto… No hablan apenas inglés, todos los carteles e indicaciones están prácticamente sólo en japonés (museos, templos, visitas guiadas, webs, etc.), en muchos sitios no aceptan tarjetas bancarias, en la mayoría de los restaurantes y sitios hay que reservar por teléfono (pues no tienen mail) pero al no hablar inglés es imposible, etc.

Como en Booking puedes reservar sin pagar, cambié de hoteles e itinerario unas cuantas veces. Un amigo me habló de AIRBNB y decidí echarle un vistazo. Cuando miré esta web de alquiler de apartamentos ya quedaba poco tiempo para iniciar el viaje así que sólo conseguí alojamiento en Kyoto: un pisito muy bonito y céntrico (por 150€ menos que el hotel que había reservado). Al final el itinerario fue éste:

-Tokio: 3 noches en el hotel HORIDOME VILLA 235€

-Matsumoto: 1 noche en el hotel SOUTHERN CROSS INN 60€

-Osaka: 3 noches en el hotel SHIN-IMAMIYA 205€ (probablemente uno de los peores hoteles de mi vida)

-Miyajima: 1 noche en el hotel SAKURAYA 106€

-Kyoto: 5 noches en un apartamento de AIRBNB por 328€

-Hakone: 1 noche en el hotel TONOSAWA QUATRE SAISONS 142€

-Tokio: 1 noche en APA-SHINJUKU KABUKICHO TOWER por 94€

De los hoteles de Japón podría hablar largo y tendido. Nos parecieron carísimos para lo que realmente ofrecen. Allí lo habitual es compartir el baño con los clientes de la planta; si quieres baño privado en la habitación hay que pagar más. Las habitaciones en general son muy pequeñas y no suelen incluir desayuno. Los hoteles españoles están, en comparación, mucho mejor y son más baratos. Si queréis algo barato lo mejor son lo albergues pero tendréis que compartir baño y/o dormitorio. Otra opción es quedarse en algún templo y, a pesar de que miré alguno, al final desistí porque estaban lejos de la ciudad y volvía a tener el problema de la comunicación.

En Hakone quise reservar una visita guiada en español de día completo que era muy cara pero tenía muy buenas críticas así que me puse en contacto con el guía en julio ¡¡y ya no quedaban plazas para noviembre!!! Es una barbaridad, hay que reservar todo con muchísima antelación (aunque esta excursión fue lo más exagerado que vi del viaje).

También quisimos reservar algún restaurante con estrella Michelín y nos fue imposible dado que no tenían email, sólo teléfono y volvíamos a tener el problema del idioma. Alguno tenía Facebook por lo que contacté con ellos a través del Messenger pero no obtuve respuesta.

El 20 de septiembre, más o menos un mes antes de partir, compramos dos abonos de tren, llamados JAPAN RAIL por 792€ en la página oficial (cogimos el de 14 días que sale por 386€/persona). Al principio parece caro pero es que cada trayecto en Japón puede salir por 100€, de este modo, con que cojáis alrededor de cuatro o cinco trenes ya merece la pena.

Hay otro Japan Rail de nivel superior pero no compensa, pues hay muy poca diferencia de un tipo de vagón a otro y el precio sube muchísimo. Éste es otro de los puntos en que están poco modernizados: lo lógico sería poder comprar el pase para los días que realmente vas a estar, pues sólo hay la opción de 7, 14 o 21 días… Además el pase es un trozo de cartón aún más grande que el antiguo carnet de conducir español (aquel de color rosa), muy difícil de mantener en buenas condiciones a lo largo del viaje. Si lo pierdes no te lo reemplazan, pues los cartones no llevan ningún código (los datos personales de cada Japan Rail los cubre un trabajador de la empresa cuando llegas a Japón, a mano con bolígrafo!!). Con Fedex, al día siguiente de solicitarlos, ya los teníamos en casa, más rápido imposible. Vienen con una guía gratuita de trenes que podrá ayudaros a planificar el viaje (en mi caso ya era tarde cuando llegó).

Japan Rail

El 5 de octubre contraté el seguro médico internacional con IATI para las fechas que íbamos estar fuera (en este caso sí se puede contratar por días). Si entráis desde los principales blogs de viajes obtendréis un descuento. Yo entré desde éste: DIARIO DE UN MENTIROSO. Pagué 188€ por los dos. Podéis ir perfectamente sin seguro pero como os pase algo, por muy liviano que sea, os van a desplumar, pues en Japón casi todo es caro… Nosotros finalmente no tuvimos que usarlo, ¡qué siga así!

En cuanto a la ropa que llevamos, al ser otoño, metimos en la maleta un abrigo (que poco usamos), camisetas de Decathlon de manga larga finitas, camisetas de manga corta, pantalones largos y algún pirata. Tengo que decir que hizo mejor tiempo que en España, pues al mediodía pegaba bastante el sol. Eso sí, nos llovió un par de días. Metimos el bañador en la maleta pero no lo usamos, pues allí en los balnearios/onsen se entra desnudo (tranquilos, la mayoría son por sexos separados).

En cuanto al botiquín, llevamos más o menos lo de siempre: paracetamol, ibuprofeno, antibióticos, Almax, antihistamínicos, tiritas, etc.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*