Diario de Cádiz, día 8: vuelta a casa pasando por Alentejo

DOMINGO 15/10/2017

Nos levantamos pronto, pues nuestros amigos tenían prisa por llegar para recoger a su hijo de casa de los abuelos así que a las 9:30 estuvimos listos para marchar. Yo había hablado con Isabel el día anterior para devolverle las llaves y el mando del garaje sobre esa hora. Nos acompañó hasta el garaje para abrirnos el portón, y nos despedimos de ella (no sin antes devolvernos los 100€ de fianza). Tenemos que agradecerle lo amable que fue con nosotros.

Vistas desde el apartamento

Tras un rato de viaje paramos a desayunar por el camino: cuatro molletes con aceite, tomate, mantequilla, dos zumos, un café con leche y una caña, pagando 9€. Antes de entrar en Portugal echamos gasolina, pues en el país vecino es más cara.

Desayuno

No paramos hasta las 14 horas en Alentejo para comer, coincidiendo en un pueblo llamado CAMPO MAIOR. No había muchos sitios abiertos pero vi uno desde la ventanilla del coche de casualidad, que además me dio buenas vibraciones, llamado O MINISTRO. Su dueño, llamado Pablo, enseguida nos recibió y nos asignó una de las mesas de este pequeño local. Nos contó un montón de historias del Alentejo, de su familia, del vino que elaboran en la zona, sus productos, etc. Mientras nos sirvió un pincho de garbanzos y alheira, cortesía de la casa. Al parecer cocina él pero cuenta con la ayuda de una o dos chicas para gestionar el restaurante, dependiendo del día. Esto fue lo que pedimos:

-Bacalao para Pelayo

O Ministro Campo Maior

-José Luis y yo Lomo con bacon

O Ministro Campo Maior

-Jurelos con arroz para Daniela

O Ministro Campo Maior

De postre nos puso una especialidad típica de la zona: Tarta Sericaia con ciruelas en almíbar (al parecer es una receta originaria de Elvas que lleva unas ciruelas que se meten en almíbar durante un año), que me olvidé de fotografiar con la emoción…

Para beber tomamos una botella de vino de la zona y luego nos sirvió un poco del que elabora su familia, además de un exquisito licor de guindas (al que le llamó ginjinha) de elaboración propia. Pagamos por todo 50€, una ganga, pues el trato fue inmejorable y estaba todo exquisito. Pablo nos dijo que su secreto era usar aceite de la marca GRALHA, elaborado en la misma localidad. Si queréis ver más fotos del local al que estoy segura que volveremos, sólo tenéis que pinchar aquí.

O Ministro Campo Maior

Pablo nos contó que dispone además de una casa rural llamada HORTA DO MURO, que cuenta con bastantes buenas críticas en Booking. Si vais por allí aseguraros antes de que los negocios están abiertos, pues nos comentó que abren desde Abril hasta Navidades, pues luego se dedican a atender sus producciones de vino, aceite, etc.

Continuamos el viaje hasta Valença do Minho, en donde habíamos dejado nuestro coche aparcado, despidiéndonos de ellos, que tomaban rumbo hacia Melgaço. Tanto el viaje a través de Portugal, como posteriormente el de ellos a Melgaço y el nuestro a Vigo estuvo marcado por los terribles incendios que se propagaron ese día; hubo incluso un momento en que el fuego invadió la mediana de la autopista y apenas había visibilidad, pensando que nos quedábamos atrapados…

Incendios

Incendios

La llegada a casa fue precedida de todos los mensajes de móvil sobre los incendios de Vigo y Galicia. Cuando estábamos ya en casa, viendo las noticias, pasadas las 12, sonó nuestro timbre. Resulta que era la vecina de abajo y es que acababa de romperse una tubería de nuestra cocina y llegaba el agua hasta la entrada del edificio… Se habían acabado las vacaciones de golpe, y es que la dura vuelta a la rutina se vio alterada los siguientes días por la visita del fontanero, el seguro, la casera, los vecinos, etc. Qué bien estábamos en Cádiz…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*