Fin de semana en la Fronteira

VIERNES 20 FEBRERO 2015

Nuestros amigos Jose y Daniela nos invitaron a pasar un fin de semana en el norte de Portugal, donde viven. El viernes fui hasta Vigo para recoger a Pelayo al salir de trabajar pero antes hice un poco de turismo. Visité el MARCO (Museo de Arte Contemporáneo) con mucha ilusión, pues hace tiempo que quería ir, sin embargo me decepcionó un poco, pues estaba prácticamente vacío; imagino que dependerá mucho de las exposiciones temporales que tengan programadas.en propiedad). Aquí os dejo la opinión y fotos que subí a Tripadvisor.
Museo MARCO de Vigo
Después de la visita al MARCO di un paseo, llegando hasta el PARQUE O CASTRO, que me gustó mucho pero llegué a la conclusión de que le sobran escaleras, pues está en lo alto de un monte. Por el camino hasta la cima podréis ver un yacimiento de origen castrexo, una fortaleza, jardines, etc. Una vez arriba disfrutaréis de unas preciosas vistas de la ría. Al parecer el origen de la ciudad está en este alto, desde el que se divisaría perfectamente si se acercaban enemigos. Aquí tenéis la opinión y fotos que subí a Tripadvisor.
Parque O Castro
Parque del Castro
Cuando por fin llegué a lo alto del monte y me disponía a entrar en la fortaleza me llamó Pelayo para tomar algo. Estuvimos en un sitio que se llama HABEMUS TAPAS, en el barrio de Navia, un lugar muy agradable. Después, como se puso a llover a cántaros, me dejaron en el CENTRO COMERCIAL GRAN VÍA hasta que acabaron la jornada laboral. Aprovechamos entonces para comer con nuestra amiga Cristina en un conocido local de la ciudad, LUME DE CAROZO (con reserva previa, pues al parecer está siempre lleno).
Lume de Carozo
Lume de Carozo
Lume de carozo
Pedimos los tres el menú del día y tengo que decir que, por 10 euros, estuvo más que bien. Aquí tenéis la opinión y fotos que subí a Tripadvisor. Tras la comida aprovechamos para visitar a mi prima un rato, que vive en Vigo, para posteriormente dirigirnos a VALENÇA DO MINHO, en donde nos esperaban ya los padres de Jose. La casa era muy grande así que dormiríamos los seis esa noche allí. Estuvimos de charla con los padres hasta que llegaron Jose y Daniela de trabajar, sobre las 22:30. María, la madre de Jose, había preparado una abundante y rica cena: de aperitivo una serie de fritos muy apetitosos (de bacalao, gambas, empanadillas); de segundo bacalao con salsa que estaba muy sabroso, todo un clásico en Portugal. De postre una tarta hecha por la madre de Jose que llevaba mermelada de naranja (buenísima) y un roscón con fruta escarchada, acompañados por un estupendo vino de Oporto. Nos quedamos de sobremesa hasta tarde pero poco a poco fuimos abandonando la sala (yo la primera, pasada la una y los últimos Jose con Pelayo, sobre las 4:30).
Riquísimos entrantes, bacalao, vino y postres
Postres
Vino de Oporto

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*