Diario de Japón día 14: Kyoto (Bodega Sake Gekkeikan, Fushimi Inari)

DÍA 14, DOMINGO 30 OCTUBRE 2016

Me desperté sobre las 7 de la mañana y me puse a mirar la documentación para organizar lo que haríamos durante el día, pues la noche anterior no me dio tiempo antes de dormirme. Decidí ir a visitar una Bodega-Museo de sake llamada GEKKEIKAN OKUNA y luego el llamativo santuario sintoista de FUSHIMI INARI SRINE, ambos al sur de la ciudad.

Como ya no teníamos datos de Internet nos llevamos el pocket wifi del piso, pues la casera ya nos había dicho que era portátil. Lo metimos en un bolsillo o bolso, no recuerdo, y listo.

Poket wifi

Caminamos hasta la estación de Nijo y allí cogimos el JR hasta la ESTACIÓN CENTRAL de Kyoto, en donde había una oficina de turismo que al parecer cambiaba dinero a pesar de ser domingo (pues ya no teníamos ni un yen…).

Estación Central de Kyoto

Estación Central de Kyoto

Cuando llegamos, sobre las 10:10, aún estaba cerrada, pues abrían a las 10:30. Decidimos entonces dar una vuelta por la preciosa estación así que subimos por las escaleras mecánicas hasta la parte más alta, en donde hay un pasillo de cristal, llamado SKY WALK, que la atraviesa entera de un extremo a otro. En uno de los pisos intermedios había unas vistas espectaculares de la KYOTO TOWER y de hecho en ese punto estaban organizando una boda católica. Si tenéis tiempo creo que merece la pena subir por las vistas que hay, por un lado de la ciudad con la Kyoto Tower, y por otro hacia la estupenda estación.

Estación Central de Kyoto

Cuando llegamos de vuelta a la planta inferior ya eran las 10:35 por lo que entramos a cambiar el dinero. Ese día había un buen cambio (1€>115Y) pero sin embargo en la oficina nos dieron sólo 107’62Y por euro, o sea, el peor lugar para cambiar de todo el viaje… Compramos también dos bonos de bus para el día completo (se llama 1 DAY BUSS PASS), lo que nos costó 2*500Y=1000Y/9€, pues por este precio compensaba por los viajes que íbamos a hacer durante la jornada. Se pueden comprar varios de una tacada e ir activando a medida que se usan, basta con meter la tarjeta en una máquina que lleva el conductor del bus en un lateral de la cabina y ya será válido para ese día. En los siguientes viajes bastará con mostrársela al conductor al bajar del bus, sin picar en la máquina.

Pase de un día de autobús
Información sobre las líneas de autobús

 

Cola para el bus

Delante de la entrada principal de la estación paran infinidad de buses, sólo tendréis que buscar la dársena y poneros a la cola; en todas había pantallas que avisaban del tiempo de espera, paradas, etc (en japonés y en inglés). Por lo tanto desde ahí cogimos el bus n.º 81 hasta la parada CHUSHOJIMA, en donde se encontraba la Bodega de Sake GEKKEIKAN (que significa corona de laurel).

Entrada a la bodega, indicada por la bola de ramas

Los tickets de la bodega nos costaron 2*300Y=600Y/5’5€, pero con ellas nos regalaron una pequeña botella de sake de plástico a cada uno, ideal para llevar en la maleta a España (y además os aseguro que está muy bueno). Esta misma botella se puede adquirir en la tienda de la bodega, valiendo cada unidad 300Y.

GEKKEIKAN
GEKKEIKAN
GEKKEIKAN

Preguntamos si disponían de visitas guiadas en inglés pero sólo había en japonés, una pena, pues nos pareció un lugar muy interesante. El museo no es muy grande pero sí bonito y nos pareció que estaba todo bien explicado (en japonés, claro). En la primera zona relataban cómo se elabora el sake, en las siguientes salas había distintos instrumentos, maquetas, botellas, sellos, fotos antiguas, etc, y luego se pasaba a la zona de degustación.

GEKKEIKAN
Antiguos carteles publicitarios de la bodega

Resulta que cuando acabamos la visita nos dimos cuenta de que el hombre que distribuía a los visitantes en la puerta de salida era el único que hablaba inglés, y además muy bien. Le dijimos que era una pena que estuviese allí dando paso en vez de hacer visitas guiadas en inglés o atendiendo en taquilla, pues la chica que nos vendió las entradas era bastante antipática y no quiso entendernos ni una palabra.

Por lo que pudimos hablar con él, que nos explicó brevemente algunas cosas de la bodega, el agua de la fuente que se ve al inicio de la visita es la clave de que el sake de Kyoto sea tan bueno, por la calidad del agua de la zona.

Fuente de agua

Tras la visita había una señora muy mayor en una barra repartiendo sake para que probásemos los visitantes. Nos dio dos distintos, uno más básico y el más caro que elabora la bodega, que venía en una espectacular botella. Además nos sirvió un poco de vino de ciruela que estaba rico pero demasiado dulce para mi gusto.

Sake
Sake
Vino de ciruela

Pasamos a la tienda y nos volvimos locos, una vez que vimos los bajos precios de todos los productos. No pudimos resistirnos a comprar un juego de jarra y vasos de cerámica típicos que usan en Japón para servir el sake. Además nos llevamos una botella más de sake y dos latas de amazake.

Amazake

Pagamos por todo 2110Y/20€,una ganga. Los mismo sakes de la bodega los habíamos visto en los combinis pero bastante más caros. Además en la tienda también había opción de probar otra serie de productos en los que interviene el sake como, por ejemplo, verdura macerada en lías de saque (a Pelayo le gustó pero a mí me pareció que tenían un sabor fortísimo y desagradable).

Barca por los canales

Abandonamos la bodega y dimos un paseo por la zona, que es muy bonita y agradable, pues pasa un pequeño río por el que antiguamente salían los barcos cargados de sake de las bodgas para comercializarlo. Las casas eran bajitas y de madera, bastante tradicionales. Aprovechamos para entrar en una galería cubierta y decidimos comer algo en uno de los locales. Tenían un plato combinado, al estilo de menú del día así que pedimos dos (por 680Y el cada uno), estando compuesto por:

-media xarda/caballa

-tempura de pollo, langostinos y pimiento

-arroz blanco

-caldo

-sopa

-encurtidos (ciruela y otros amarillas que no supimos lo que era)

Comida

Además pedimos dos vasos de sake para beber pero no nos gustó demasiado (2*530Y). Pagamos por todo 2420Y/22€.

Preciosos vasos de sake tallados
Sake

Tras la comida cogimos el bus de vuelta, parando en el TEMPLO FUSHIMI INARI SHRINE, que nos cogía de camino. Es un lugar muy bonito pero demasiado lleno de gente. Al ser domingo había una gran cantidad de chicas y chicos con preciosos kimonos, muy coloridos y llenos de bordados.

En el templo hay miles de arcos rojos que al parecer han pagado empresas, particulares, etc., con el fin de obtener buena suerte en sus negocios (antes de abrir el local hacen la ofrenda). Subimos un tramo del monte, por debajo de uno de los múltiples caminos de arcos que hay, hasta un mirador. Como nos cansamos de subir y tampoco vimos que hubiese nada nuevo volvimos a bajar por otro camino distinto, que estaba lleno de mini templos de piedra, fue un paseo muy agradable.

Plano explicativo

FUSHIMI INARI SHRINE

FUSHIMI INARI SHRINE

FUSHIMI INARI SHRINE

Nos costó pero finalmente hicimos una foto sin nadie más que nosotros
Camino de bajada
Acabando la visita la templo

No nos encontrábamos en nuestra plenitud de fuerzas así que cogimos el JR hasta Nara, con el fin de volver a Kyoto. Al llegar a la Estación de Kyoto, en donde teníamos que hacer el cambio de tren, nos sentamos en una cafetería muy chula llamada COUNTRY HOUSE para descansar un poco. Pedimos un par de tés matcha con leche, pagando 1188Y/11€, vamos, un robo.

Country House Kyoto

Habíamos pensado en visitar el barrio de Pontocho pero no nos encontrábamos demasiado bien, pues el cansancio empezaba a hacer mella, así que nos fuimos al apartamento a descansar. Compramos antes en el Family Mart algo para cenar esa noche y desayunar al día siguiente: Tortas con sabor a cangrejo, Ensaladilla de algas, guisantes, setas, zanahoria, loto y mayonesa, Minisalchichas, Papas con sabor a wasabi, dos sopas, etc. Pagamos 1992Y/18 del Familiy Mart y no recuerdo cuánto en el Seven Eleven.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*