DIARIO DE TAILANDIA. DÍA 8: BANGKOK (MASAJE, SNAKE FARM, LUMPINI PARK)

VIERNES 30 OCTUBRE 2015
Nos levantamos a las 9:45 así que bajamos corriendo a desayunar, pues se terminaba a las 10. Tomamos tostadas, yogur y fruta. Nos preparamos y bajamos a recepción a preguntarle a Wan qué nos
recomendaba visitar, pues barajábamos varias posibilidades.
Finalmente decidimos darnos primero un masaje en un local que había cerca del hotel. Como era en horario matutino no hizo falta reservar (al parecer por la tarde-noche es cuando hay más problemas). Nos indicó el lugar en el plano y llegamos caminando gracias a la orientación de Pelayo, pues a mí esta ciudad me parece bastante complicada.
Se llamaba RUEN-NUAD MASSAGE ESTUDIO y estaba al final de un callejón. Era una casa de dos pisos bastante chula, con muchas plantas. Había tres tipos de masajes: Tradicional tailandés, de Pies y Aromático con aceite. Nosotros escogimos el tailandés por todo el cuerpo de 1’5 horas, por el que nos cobraron 500B/25 euros por persona, una ganga. Nos dieron a escoger el sexo del masajista, escogiendo Pelayo a un hombre y yo a una mujer. Nos dieron ropa para cambiarnos (camisa y pantalón tailandés) y nos metieron en cabinas individuales. Estuvo muy bien, aunque a mí me hubiera gustado un poco más de caña. El masaje tailandés es muy distinto a los masajes que se suelen dar en España. Crítica en Tripadvisor con fotos y lista de precios: https://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g293916-d1549403-r341482627-Ruen_Nuad_Massage_Studio-Bangkok.html
Habituales
puestos callejeros de Tailandia
 
Tras el masaje visitamos la GRANJA DE SERPIENTES/SNAKE FARM de CRUZ ROJA. Como está en Silom, concretamente en la Avenida de Rama IV, fuimos caminando. También se le llama Queen Saovabha Memorial Institute. Se creó porque en Tailandia hay 190 variedades de serpientes, de las cuales 61 son venenosas y, por lo que nos explicaron, la mordedura de éstas son una de las principales causas de muerte en el país.
Entrada al recinto de la Cruz
Roja y serpiente
La entrada nos costó 200B/5€ por persona y lo bonito es ir cuando hay exhibiciones (a las 11 y a las 14:30 horas). Nosotros llegamos un poco antes de las 15:30 por lo que nos dio tiempo a ver los reptiliarios tranquilamente. Luego tomamos algo en la cafetería que hay en la entrada (Pela un Sprite y yo una Fanta multifrutas que era hiperdulce). También sirven comida en este local pero cuando llegamos ya se les había terminado.
A las 14:15 fuimos para la grada, que ya estaba casi llena, así que os aconsejo ir antes a coger sitio. El show fue muy interesante: un chico muy simpático daba las explicaciones, valiéndose de un micrófono, en inglés y en tailandés. Explicó que el Instituto cría a las serpientes para estudiarlas y buscar antídotos para las venenosas con el fin de salvar vidas, de hecho ya han descubierto varios desde que abrió en 1923. Además también fabrican vacunas y luchan contra las enfermedades más comunes.
Exhibición
 
Posteriormente nos enteramos que había más serpentarios dentro del edificio, pero nosotros sólo vimos los exteriores. De hecho hay otro show a las 11 en el que se ve cómo extraen veneno a las serpientes. Una pena porque los exteriores nos gustaron mucho.
Mientras el presentador nos daba un montón de información y curiosidades sobre las serpientes, sus ayudantes fueron sacando ejemplares de king cobra (la serpiente venenosa más grande del mundo), cobras, cabeza de cobre/copperhead, ratonera, etc. Era increíble cómo las sacaban sin ningún tipo de protección, cómo las agarraban, etc. Por cierto, el presentador nos enseñó una enorme cicatriz oscura que tenía en un brazo, en donde le había mordido una serpiente de pequeño.
Una de las no venenosas incluso mordió a alguno de los ayudantes durante la exhibición. Al final sacaron una pitón reticulada que nació en la granja y que, al parecer, es encantadora, para que el público la cogiese y se hiciese fotos con ella. Yo lo único que fui capaz de hacer fue tocarla un segundo con el dedo índice, ¡¡me dan un repelús!!!
Reptiliario
Nos explicaron qué debíamos de hacer en el caso de sufrir una mordedura de serpiente: lavar la herida con agua y jabón, pero sin frotar o apretar fuertemente. Después debería de colocarse un vendaje de presión en la extremidad (con la misma presión que se le haría a un tobillo esguinzado) con el fin de evitar que la circulación sanguínea distribuya el veneno por el organismo. Hay que tratar de que el enfermo no pierda el conocimiento y llevarlo lo más rápido posible a un hospital. El antídoto hay que administrarlo una vez que aparecen los síntomas, intravenosamente. No hay que usar hielo, ni torniquetes, ni cortar, ni succionar la herida, como se ve en las películas. No se le debe de administrar al herido nada como aspirinas, alcohol, etc., a excepción del paracetamol si siente dolor. El electroshock es inefectivo y peligroso en estos casos. Crítica en Tripadvisor de nuestra visita: https://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g293916-d456221-r341498136-Snake_Farm_Queen_Saovabha_Memorial_Institute-Bangkok.html
Puesto
callejero de costura
Tras esta interesante experiencia buscamos un lugar para comer. Unos amigos que habían estado antes en Tailandia nos habían recomendado el restaurante MANGO TREE y, como estaba muy cerca de la Cruz Roja, fuimos hasta allí caminando. El local era bonito y la comida correcta, pero resultó ser para guiris. Esto fue lo que pedimos:
Verdura con tofu de primero para compartir
Nodles con gambas para Pelayo
Pad Thai para mí (me encanta, lo comería a todas horas)
Nos sirvieron los platos muy rápidamente. Para beber tomamos dos cervezas grandes. Pagamos 1353B/34€, lo cual es un precio caro para allí, por eso no había tailandeses… Crítica del restaurante en Tripadvisor: https://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g293916-d1176582-r341497042-Mango_Tree_Surawong-Bangkok.html
De allí caminamos hasta el Centro Comercial MBK, pues Pelayo había quedado con un antiguo compañero de trabajo que ahora vive allí con su familia. Allí tomamos algo con él y encargamos varios
relojes para cuando volviésemos a Bangkok. Pelayo sí que compró en ese momento una excelente copia de un Tag Heuer Monaco, precioso. La tienda se llama I-TIME y hace esquina, justo al salir de las escaleras mecánicas que van a la primera planta, en el patio donde está la foto del Rey. El negocio lo llevan un par de hermanos, un chico y una chica (ella es la que habla mejor inglés) que son muy majos. Podéis encargarle algún modelo e intentarán conseguirlo, dado que las falsificaciones están muy perseguidas. Estas copias buenas suelen costar alrededor de 3000B/75€.
Tomamos algo con el compañero de Pelayo en un Dunkin Donuts que había dentro del MBK: un par de cafés, un smoothie de moka y un donuts relleno (para mí). Sobre las 18:30 tuvo que marchar, pues tenía una cena. Nosotros nos dirigimos al PARQUE LUMPINI, en donde dimos una vuelta y después nos sentamos en un banco a mirar las tortugas y pecezacos del estanque (que es artificial). Había muchísima gente corriendo y haciendo deporte. Además estaban rodando una película, videoclip o programa justo en la entrada.
Rodaje
en el Parque Lumpini
Este parque es el “pulmón” de Bangkok, contando con más de 50 hectáreas de dimensión. Al parecer Lumpini es una localidad de Nepal en donde nació Buda. Un par de veces al día se escucha el himno nacional y la gente se detiene, pero a nosotros no nos coincidió aquí (sí lo vimos en Chang Mai). Hay un gimnasio al aire libre, conciertos, puestos de comida, un mercado los fines de semana, etc. Está prohibido fumar y entrar con perros.
Foto nocturna desde el Parque Lumpini
Volvimos caminando hacia la zona del hotel y cuando estábamos ya muy cerca decidimos entrar a tomar algo en un local que hay en la calle perpendicular a la de nuestro hostal. Una vez ya sentados, y viendo la buena pinta que tenían las fotos de la carta, decidimos quedarnos allí a cenar. Se llamaba SOMTUM DER y eran especialista en comida Isaan. La zona Isaan se encuentra al noreste de Tailandia, en donde hay mucha influencia de Laos, pero sin llegar a perder su personalidad. Su comida es famosa por ser muy picante y amarga, por lo que en el resto del país se han ido haciendo adaptaciones más suaves. El plato más conocido es el Som Tum (se lee som tam): ensalada de papaya verde que es una delicia. La papaya que llega a España está ya naranja porque ha madurado; la que utilizan aquí para la ensalada todavía está verde.
El local tenía muchísimos camareros y cocineros, muy jóvenes, que rápidamente atendían las dos plantas que tiene el local. Las raciones no son muy grandes, pero sí baratísimas. Así podréis pedir muchas cosas diferentes para probar. Nosotros tomamos:
-Vermicelli con pato
-Som tum con cangrejo
 
-Pollo frito
 
-Helado
Estaba todo riquísimo salvo el postre, pues era muy normal, a pesar de su espectacularidad. Hubo un plato que íbamos a pedir, el cual no recuerdo, que al parecer era demasiado picante y el camarero nos lo desaconsejó; en su lugar pedimos el som tum que estaba que ardía (no quiero ni imaginar como estaría el otro…). Bebimos cuatro cervezas (Leo y Beerlao, esta última la más rica y fuerte de sabor que probamos en Tailandia; es originaria de Laos y es una pena que se vea tan poco).
Pagamos 680B/17€, una ganga. Es un sitio que os recomiendo vivamente (sobre todo si os gusta el picante), por cierto, el metro más cercano es el de Sala Deang. Aquí tenéis la crítica del restaurante en Tripadvisor: https://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g293916-d2699084-r341506302-Somtum_Der_Sala_Daeng-Bangkok.html

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*