Pazo de Esposende. Ribadavia

Pazo de Esposende

Aprovechando nuestro viaje a Ribadavia con motivo del Primer Aniversario del Restaurante Sábrego de Casal de Armán (pues Pelayo iba de ayudante de Rubén González, chef de El Cafetín de Pontevedra) nos alojamos en el Hotel Rural PAZO DE ESPOSENDE, que se encuentra a escasos cinco minutos de coche. Por cierto, si queréis leer más sobre este maravilloso evento que se celebró en Noviembre 2017 sólo tenéis que pinchar aquí.

  Pazo de Esposende

Pazo de Esposende

Hicimos previamente la reserva en BOOKING, cobrando inmediatamente el importe de la noche y desayuno (54€). El día de la fecha recibí por la mañana una llamada del alojamiento preguntando a qué hora llegaríamos, con el fin de tener la habitación libre cuanto antes. No llegamos hasta el lugar sobre las 18 horas que, al ser otoño, ya había anochecido por lo que tuvimos la oportunidad de poder admirar la preciosa finca iluminada.

Pazo de Esposende
Tapiz
Pazo de Esposende
Bodega

Se trata de una casa Señorial del siglo XVI que abrió sus puertas como alojamiento durante el verano de 2017, tras las obras de restauración. En realidad la construcción se compone de tres pazos: el de verano, el de invierno y el destinado a los criados. Actualmente en dos de ellos hay alojamientos rurales (Pazo de Esposende y Pazo dos Ulloa); el tercero pertenece a un particular y lleva cerrado muchos años; por lo que cuenta la gente de la zona es el más bonito de todos.

Pazo de Esposende
Salón

Pazo de Esposende

Al llegar a la finca dejamos el coche en el aparcamiento (cuya entrada, por cierto, necesita una mejora, pues los vehículos rozan en el suelo al ser una cuesta MUY empinada) y atravesamos una cancela para entrar en el bonito recinto, que cuenta con construcciones de piedra alrededor de un espectacular patio. Enseguida hicimos el check in y el personal del hotel nos acompañó hasta la habitación. Todos los cuartos disponen de baño propio, TV, minibar y calefacción, algo muy importante para no pasar frío por la noche (he de decir que más bien tuvimos calor). Cada una de ellas dispone de un fresco diferente en una de las paredes de la habitación. Las paredes son de piedra gruesa, por lo que la cobertura de la wifi era regular pero al parecer van a solucionarlo en breve instalando repetidores.

Pazo de Esposende

Pazo de Esposende

Al día siguiente nos dispusimos a bajar al salón a desayunar y enseguida nos recibieron las trabajadoras del lugar, que son muy amables. Nos enseñaron alguna de las estancias más bonitas como el salón (con candelabros, muebles, tapices, libros, etc de hace varios siglos) o la antigua bodega, etc. Llaman la atención las tallas de madera y los techos originales que se pueden observar en varias de las estancias.

Pazo de Esposende

Pazo de Esposende

Pazo de Esposende

Pazo de Esposende

El desayuno fue completo, con fruta, yogures, miel, embutido, dulces caseros, etc. El alojamiento es por tanto bonito, acogedor, con personal amable, buen desayuno y en un entorno inmejorable, volveremos seguro. Por cierto, una de las trabajadoras, llamada Tatiana, es rusa por lo que habrá todo tipo de facilidades para comunicarse con el alojamiento en ese idioma. Por cierto, os dejo el enlace a un artículo que escribí sobre Ribadavia y sus alrededores.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*