MÁGICOS PETROGLIFOS DE GALICIA

PETROGLIFOS DE MOGOR

Este verano me animé a hacer la
visita nocturna a los Petroglifos de
Mogor
. La primera vez que los vi fue en Campo Lameiro, de los que hablaré
después, y la verdad es que me dejaron impresionada.
Los que hay en Mogor, en la parte
de la playa con mismo nombre que está en Marín, son menos numerosos pero tienen
mucho encanto, sobre todo por el enclave en el que se encuentran.
Lo que os aconsejo es ir a media
tarde o incluso a pasar la tarde en la playa y subir a verlos cuando aún haya
luz, así podréis comparar y además admirar las bonitas vistas de la playa y ría.
 También podéis acceder a ellos desde la
carretera que baja desde las viviendas, en donde hay un agradable mirador.
Podréis ver la pequeña exposición
del Centro de Interpretación. Si
está cerrado no os preocupéis porque en la entrada hay un cartel con un código
QR a través del cual os podréis descargar explicaciones sobre el lugar,
incluyendo audios (ideal para ir escuchando a medida que véis las piedras).

Luego os podéis tomar algo o
cenar en la preciosa terraza del Merendero
de Mogor
esperando que anochezca y comience la visita guiada, que sale
desde el Centro de Interpretación.
La visita guiada dura una hora y
es gratuita, pero sólo se realiza durante los meses de verano. Yo había leído
que los petroglifos se veían mejor de noche pero no llegaba a creérmelo del
todo. Sin embargo corroboré que aplicando luz rasante sobre ellos se ven
magníficamente.
Hay tres rocas, fáciles de ver
por las plataformas de madera que puso el Ayuntamiento de Marín para no pisar
los petroglifos:
1.Piedra del Campiño: laberinto
que de día es muy difícil de ver, de hecho a mí me pasó desapercibido.
2.Piedra del Laberinto: un
laberinto con una cazoleta en el interior y otras alrededor. Se ve
perfectamente de día.

3.Piedra dos Mouros: con
gran cantidad de grabados.

 

Según la guía se calcula que
tienen una antigüedad de alrededor de 4.000 años. Es curioso que estos dibujos
que se ven en Mogor (laberintos, cazoletas, etc.) se repiten por toda Europa.
En Mogor sin embargo apenas aparecen dibujos de personas o animales (hay sólo
un pequeño ciervo, muy difícil de ver). En esta zona se encuentran varios de
los pocos laberintos que se encontraron en Galicia.
A pesar de ser abundantes estos
grabados todavía no tienen hasta el día de hoy una explicación consensuada,
pues hay varias teorías: marcas que delimitaban zonas, manantiales de agua,
para rendir culto a los muertos, dibujos que hacían los chamanes tras entrar en
trance, planos de estrellas en el cielo, calendarios, etc.
La zona en la que están los de
Mogor además tiene una gran visibilidad de la ría, seguramente para divisar
posibles enemigos (como ocurre en numerosos yacimientos prehistóricos).
La guía destacó mucho el cuidado que
hay que tener con estos grabados, para evitar que se degrade y todos podamos
disfrutar de ellas (hace unos años en Mogor alguien pintó graffitis encima de
ellos…).
Hay más rocas repartidas por todo
el Ayuntamiento de Marín con petroglifos prehistóricos pero yo todavía no las
he visitado. Según la web de dicho Ayuntamiento hay una gran concentración de
grabados pero varias rocas se perdieron ya, una pena.
Llama la atención que en la
Piedra de los Moros hay una zona donde aparecen unos grabados diferentes; según
nos explicó la guía son dibujos realizados por Pepito Meijón. Pepito fue todo un personaje de la zona, que murió
alrededor de 1980, y que dedicaba la mayor parte de su tiempo a tallar rocas
con numerosos símbolos y palabras, sin dar demasiadas explicaciones. Al parecer
todo el territorio de Marín está lleno de grabados de él, los podréis encontrar
en los lugares más insospechados. Es interesante este artículo de El País que
da algún detalle más sobre la vida de este extraño personaje quien, al parecer,
no hablaba con nadie; por si queréis echarle un vistazo: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/05/21/galicia/1337628705_308017.html
PETROGLIFOS DE CAMPO LAMEIRO

Como me gustó tanto la visita nocturna
de Mogor, decidí volver a ver los petroglifos de Campo Lameiro, pero esta vez
de noche. Aquí se encuentra uno de los conjuntos rupestres más importantes de
Europa, a menudo se le llama el Atapuerca
gallego
.
Tened en cuenta que si vais por
el día podréis visitar además la exposición permanente y daros una vuelta por
todo el Parque Arqueológico (cuyo recorrido tiene alrededor de 3km). La entrada
son 4’5 euros. También hay visitas guiadas diurnas por un euro más todo el año
(las nocturnas sólo son en verano). El paseo por el recorrido merece la pena
para ver todas las casi cien rocas que hay en el parque, además de la
reproducción de un poblado de la Edad del Bronce. Es ideal para ir con niños.
Además de las visitas guiadas nocturna,
que cuesta 10€/persona, se organizan cenas paganas, cenas con conciertos, cursos
de fotografía, talleres, etc. Aquí tenéis la web donde van anunciando los
eventos: www.paar.es
La visita nocturna duró una hora
y nos enseñaron las estaciones más importantes:
Poblado de la Edad del Bronce



Outeiro do Cogoludo: se
encuentra en una ladera, cuenta con varias figuras que se ven muy bien
(caballos, círculos, ciervos, etc.).

Laxe dos Carballos: es la
roca más espectacular de todas, con un enorme ciervo con lanzas clavadas en el
lomo como figura principal.

Estoy segura de que ambas visitas
os encantarán, ya me contaréis.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*