FIN DE SEMANA EN SEVILLA DE BODA

Mi
amigo David se casaba en Junio con su novia Marián en Sevilla, dado
que ella es de allí. Compramos los billetes y reservamos el hotel ya
en Febrero:

VUELO:
cogí dos billetes de RYANAIR, vuelo directo de Santiago de
Compostela a Sevilla, de viernes a lunes, saliendo 65€ por persona
HOTEL:
como los buses que llevaban a donde se celebraba la boda salían de
la Estación de Santa Justa, cogí un hotel por ese barrio llamado
HOTEL AYRE, de cuatro estrellas, en la calle Kansas City. Tres
noches de habitación doble, sin desayuno, nos salió por 180 euros,
reservándolo gracias a una oferta de BOOKING, pues al parecer
normalmente es más caro…
 
Viernes
10 Junio
El
viernes previo a la boda dejamos el coche, como siempre, en uno de
los PARKING LOW COST del aeropuerto de Santiago (tlf.
981.888.282). Yo había reservado unos días antes por teléfono
(pues los fines de semana suele estar completo) pero al llegar allí
resulta que no lo tenían anotado. Aún así no nos pusieron ningún
problema y pudimos dejar el coche. Nos llevaron en furgoneta a la
puerta de entrada, lo que no nos llevó ni 5 minutos. Pagamos por el
fin de semana de viernes tarde a lunes mañana 15€, una ganga.
El
avión salió a las 13:30 y llegó a Sevilla sobre las 15:00 (un poco
antes de la hora estimada). Una vez allí, cogimos el bus EA justo en
la puerta de salida del aeropuerto, y nos dejó en Santa Justa
(4€/persona). La verdad es que es muy cómodo y más barato que el
taxi.
Mientras hacíamos el check-in en el Hotel Ayre entró en el hall el humorista Agustín Jiménez, al que le pidieron varias fotos. Subimos al cuarto a descansar un poco
y evitar el calor. Cuando bajó un poco la temperatura salimos a dar
una vuelta; llegar al centro a pie nos llevó alrededor de 20 minutos
hasta el centro. Vimos los alrededores de la catedral, Giralda
incluida.
Después
de callejear por preciosos lugares tomamos algo en la BODEGA SANTA
CRUZ
, en la Calle Rodrigo Caro, de gran relación calidad-precio.
Esto fue lo que pedimos:
-Para
beber: Fino Tío Pepe, Sol del Ajarafe (vino dulce de pasa de
Sevilla), Oloroso Río Viejo y Oloroso Gonzalez Byass.
 
-Pinchos:
Gambas, Solomillo al whiskey, Merluza en salsa verde y Calamares
fritos.

 

Todos
los pinchos vienen acompañados de un buen puñado de picos, cosa
habitual en Sevilla por lo que he visto estos días. Pagamos 24€. Es muy gracioso que los camareros van apuntando lo que pide cada cliente con tiza en la barra; cuando paga borran la cuenta con un paño.
Los
camareros son encantadores, poneos en la barra porque no os
aburriréis. El local se llena de gente de la zona y extranjeros. Hay
un listado enorme de tapas, con un precio de alrededor de 2 euros,
siendo abundantes. Estoy segura de que os encantará. Aquí tenéis más fotos del local: https://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g187443-d1203721-r383462914-Bodega_Santa_Cruz-Seville_Province_of_Seville_Andalucia.html#REVIEWS
Luego
buscamos el bar MANOLO CATECA, en donde bebimos un Palo
Cortado de la casa. Tienen un buen listado de vinos generoso así que
podréis probar un poco de todo. Aquí tenéis más fotos del local: https://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g187443-d4926996-r383465480-Taberna_Manolo_Cateca-Seville_Province_of_Seville_Andalucia.html#REVIEWSNo pudimos tomar nada más porque
nos llamó mi amigo David diciendo que nos vendrían a buscar al
hotel unos amigos de él para ir todos juntos esa noche al Club de
Campo Las Lagunas (en Lora del Río), en donde había una recepción
para los invitados.
Salimos
apresuradamente, pues en 45 minutos teníamos que estar listos en la
puerta de nuestro hotel.
Cogimos
un bus, el 32, que nos dejó al lado del hotel, subimos al cuarto, me
duché en 1 minuto, nos vestimos y bajamos. Ya nos estaban esperando
Víctor, Blanca y Juan Alberto. Este último era primo de la novia y
taxista en Lora del Río así que nos llevó hasta el Club de Campo
(primera vez que voy en un taxi y no tengo que pagar nada).
Llegamos
los primeros así que pedimos unas cañas, que por cierto sirven muy
frías siempre, es una maravilla. Al poco ya llegó David con Marián,
a la que por fin conocimos.
Había
preparados pinchos (jamón, lomo, queso, ensalada de tomate con atún,
fritos variados, croquetas, pollo frito, etc.) y bebidas variadas.
Nosotros nos dedicamos a la manzanilla Barbiana de Rodríguez La
Cave, tradicional bodega con la que se fusionó Delgado Zuleta en 1978.
Estuvimos
de charla con los amigos y familiares de los novios hasta las 2 de la
mañana, más o menos. Otro taxista de Lora, compañero de Juan
Alberto, nos llevó de vuelta a Sevilla (tampoco pagamos esta vez,
pues de eso se encargaban los novios, segunda vez que me pasa en el
día y última en la vida…).
Sábado
11 Junio
Nos
levantamos tarde, sobre las 12, así que nos duchamos, nos vestimos y
salimos a dar una vuelta por la zona del hotel. Yo además tenía que
buscar por allí la Peluquería que me había recomendado la novia,
de Marco Aldany, pues no atienden con cita, sino según orden de
llegada. Por la mañana llamé y me dijeron que la mejor hora era
entre las 14 y las 15 horas así que me daba tiempo a “desayunar”.
Encontramos
un bar típico que nos tuvo buena pinta (a pesar de que tenía un andamio delante) y entramos, se llamaba BAR
BOCAITO
.
Pedimos dos cañas que nos sirvieron bien heladas. Para
picar:
-Solomillo al whiskey
-Montadito de lomo
-Cazón
en adobo
-Salmojero
Estaba todo riquísimo y acompañado por patatas
fritas o ensalada. También tienen un menú del día que puede ser
muy interesante.
En
ese momento llegó Fer, otro amigo nuestro, que acababa de llegar al
mismo hotel en donde nos alojábamos nosotros, por lo que se acercó
hasta el bar en donde estábamos. Estuvimos de charla, pues hacía
mucho que no nos veíamos, hasta que dieron las 14 horas y me fui a
la peluquería. Ellos se quedaron y tomaron dos cervezas más cada
uno, un pincho de paella y calamares fritos (cobraron 24€ por todo,
una ganga, pues fueron 8 cortos y 5 pinchos).
A
mí me hicieron un recogido precioso, aunque como tengo el pelo tan liso, a pesar de echarme un litro de laca, no llegó entero a la boda… Cuando salí aproveché para
comprar una peineta en el Corte Inglés (justo enfrente de la
peluquería de Marco Aldany) y luego fui a donde estaban Pelayo y
Fer, que habían cambiado de bar.
Ahora
estaban en unas terrazas que hay en la parte trasera del Corte
Inglés, llamado LA FUENTE. Pedimos un par de cafés y luego
empezamos con el alcochol: un whiskey, un ron cola y yo un oloroso,
pero no recuerdo cuál fue. A estas bebidas invitó Fer así que no
sé cuánto salió todo. Aquí tenéis más fotos del local: https://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g187443-d7121357-r383480795-La_Fuente_Cafeteria_Bar-Seville_Province_of_Seville_Andalucia.html#REVIEWS
Volvimos
al hotel a una hora prudente para ducharnos y vestirnos con nuestras
galas. Una vez arreglados bajamos al hall, en donde nos encontramos
con Víctor y Natalia, otros amigos nuestros.
El
bus nos vino a buscar a la puerta del hotel y sobre las 17:30 arrancó
hacia Lora del Río. Una vez en la Iglesia Parroquial Nuestra
Señora de la Asunción
, en donde se casaban a las 19 horas, nos
reencontramos con un montón de amigos que hacía años que no
veíamos, fue una grandísima alegría.
Apareció
primero el novio y su madre, Aurora, que iba guapísima. A pesar de
vivir en Salamanca, se colocó con mucho valor una montilla preciosa, iba guapísima.
Al
rato llegó la novia en un Rolls Royce y los policías que había en
la boda le hicieron un precioso arco de sables a la entrada y a la
salida. La boda duró alrededor de una hora, habiendo un grupo de
cantaores que sonaba fenomenal. Al salir los policías le volvieron a
hacer el arco de sables, momento quizás de lo más emotivo del
enlace.
Nuevamente
nos recogió el bus y nos llevó al Castillo de la Monclova (en Fuentes
de Andalucía), construcción cuya parte más antigua data del siglo XIV, en donde se celebraría el convite. El lugar era espectacular y no
faltó detalle:
-Carteles
anunciadores y una bonita bicicleta

-Puesto
en donde daban a las chicas fundas para los tacones, para evitar
problemas de meterlos en algún mal sitio y romperlos

 

-Grandes
letras que ponían LOVE con el Rolls aparcado al lado

-Mesa
de quesos y panes

-Todo
tipo de detalles en el baño: maquillaje, esmalte de uñas, colonia, etc.

-Grupo
de música clásica

-Cortador
de jamón
-Varias
barras de bebidas
-Al
parecer había barra de sushi pero desgraciadamente no la vimos, qué
fallo…
-Servicio
de ropero hasta que abandonamos las instalaciones, alrededor de las 7
de la mañana.
El
personal sirvió un montón de riquísimos aperitivos a cargo de
ALFAR2 (exquisita rosquilla de chocolate blanco rellena de
foie, bolas de pollo al estilo tailandés, pincho de pepino con
salmón y huevas, risotto, patatas bravas, presa ibérica con puré
de patatas, pulpo a la gallega, ajoblanco, gazpacho, conos con carne
y verduras, etc.).
Tras
un rato pasamos al patio del castillo, en donde sirvieron la cena.
Los novios organizaron a los invitados en mesas por ciudades que
tenían algún significado para ellos. La nuestra era La Coruña,
pues yo soy de allí y vinieron a visitar la ciudad hace unos meses
(un precioso detalle). Estábamos sentados con Alberto, Bárbara,
Víctor, Natalia, Mar, Manolo, Quiko y Vanesa. Al poco entraron los
novios, quienes nos dedicaron un baile: “Yo la conocí en un taxi”,
pues fue en donde se conocieron.
El
menú fue el siguiente:
-Ventresca
de atún macerado en soja con tagliatelle de sepia y velo cítrico
maridado con vino blanco K-naia, DO Rueda

-Sorbete
semilíquido de hierbabuena

-Presa
ibéricaabaja temperatura sobre crema de patata trufada y puerros
maridado con vino tinto Portia Roble, DO Ribera del Duero

-Postres:
Torrija de brioche caramelizada y helado de tres sensaciones y Black
sphere de mascarpone, manzana caramelizada y helado de Idiazábal,
maridados con cava Codorniu Prima Vides.

 

Tras
los postres la madre de David nos regaló a las invitadas una
pulsera. Al acabar la cena nos dirigimos a una explanada en la que
había preparada una pantalla en la que pusieron fotos de los novios
desde que eran unos bebés. Además había una preciosa y cuidada
mesa dulce con gominolas, brownie, trufas, cake pops y un largo etc.

 

En
la zona había un interesante puesto de zapatos planos para las
chicas que ya no aguantaban los tacones y un photocall inspirado en
la edad media del que disfrutamos como enanos todos los invitados
disfrazándonos como posesos.

Hubo
DJ y dos grupos de música diferentes que amenizaron la noche. Los
invitados fueron abandonando la fiesta en los buses que habían
organizado los novios a diversas horas, en dirección a Lora del Río
y a Sevilla. Nuestros amigos fueron marchando poco a poco, quedando
hasta que amaneció Fer, Roberto, Juan, algunos amigos de Ávila del
novio y varios de la novia, Pelayo y yo.
No
paramos de bailar toda la noche, lo pasamos fenomenal. Yo me marqué
la canción de Beyoncé “I am a single lady” con el novio, pues
era la que bailábamos siempre como locos durante las noches de
fiesta en Ávila, recordando viejos tiempos…
A
las tantas montaron un buffet de hamburguesas de pollo, ternera o
ibérico, con una serie de ingredientes para que cada invitado se la
hiciese al gusto.
Pasadas
las 7 tuvimos que salir corriendo porque sino el bus nos dejaba en
tierra y no nos despedimos ni siquiera de los novios, una pena…
La
mayoría nos dormimos hasta que aparecimos en el Hotel Ayre de
Sevilla sobre las 8 de la mañana. Me metí en la cama con un
tremendo dolor de pies y eso que me cambié los zapatos al llegar al Castillo…
Domingo
12 Junio
Nos
despertamos sobre las 14 horas y tenía un mensaje de Fer en el
móvil, pues a las 12 tuvo que dejar el cuarto y estaba en la
recepción del hotel esperando a ver si queríamos comer con él,
pues hasta las 17 horas no le salía el tren de vuelta a casa.
Hicimos
un gran esfuerzo por levantarnos y bajamos al bar de enfrente,
llamado BODEGA EL RINCÓN/BODEGA MIGUEL ANGEL, en donde ya estaba Fer con Roberto y otro
amigo más que se habían acercado a acompañarlo.
Pelayo
y yo pedimos para picar:
-Clóchinas/coquinas

 

-Pincho
moruno de sepia, langostinos, atún rojo y verduras.
Todo
estaba muy rico y bien presentado, además el servicio fue muy
amable, como en todos los locales que hemos estado, da gusto. Aquí tenéis más fotos del local: https://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g187443-d2096251-r383484009-Miguel_Angel-Seville_Province_of_Seville_Andalucia.html#REVIEWS
Una
vez que marcharon los tres para la estación, a coger el tren, Pela y
yo volvimos al cuarto del hotel a dormir un rato y escapar del calor
que ya empezaba a hacer (sin llegar a asfixiar).
Cuando
nos levantamos cogimos el bus 21 justo delante de la puerta del hotel
y nos bajamos en la TORRE DEL ORO. Hicimos unas cuantas fotos y dimos
un paseo por la orilla del río pero hacía bastante calor así que
pasamos para las calles y nos dirigimos hacia la catedral.

Ya había
cerrado cuando llegamos, una pena, pero de todos modos yo iba con
vestido de asas así que no creo que hubiese podido pasar, pues había
una cartel en la puerta prohibiendo esa vestimenta.

Quisimos
ir a Manolo Cateca pero cierra los domingos, una pena. Así que
probamos otro local que nos habían recomendado, LAS TERESAS. Allí
nos tomamos dos cañas para quitar la sed y luego un amontillado
(Bolaina) y un oloroso (Río Viejo).

Pedimos para acompañar:

-Morrillo
de atún

-Solomillo
de ternera retinta

-Lomo
en manteca

Todos
los pinchos venían acompañado de tomate y una especie de ensalada
de col. Estaban muy ricos, sobre todo el solomillo, excelente. El
servicio, como siempre, de diez y el local es muy bonito, de estilo
tradicional. Pagamos 19€. Aquí tenéis la opinión en Tripadvisor y más fotos del local: https://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g187443-d984911-r383724189-Cafe_Bar_las_Teresas-Seville_Province_of_Seville_Andalucia.html

Al
salir de este local dimos una vuelta por la zona, llena de
callejuelas con bares, tiendas y terrazas, con mucha vida. Entramos
en un pequeñísimo local muy antiguo porque al pasar por delante nos dio
buenas vibraciones, llamado ÁLVARO PEREGIL.

 

Nos atendió un chaval
muy amable. Tomamos en la barra, de madera y con mucha historia, en
los típicos vasitos de cristal, una manzanilla y un fino de Tío
Mateo. Luego probamos Vino de Naranja y un oloroso de solera, ambos
bastante dulces. De pincho:
-Queso
-Montadito
de pringá (que ya tenía yo ganas de probarlo, me gustó mucho)
-Chicharrones
de Cádiz, deliciosos, con aceite y pimentón.
Al
parecer el local de al lado también es de ellos, pero nadie lo diría
porque es muy moderno y elegante, nada que ver con éste…
Después
nos dirigimos al SANTA CRUZ, en donde los Manolos (dos camareros que
se llaman igual) nos saludaron muy contentos de volver a vernos. Nos
colocamos otra vez en la barra y nos sirvieron varios generosos que
ya habíamos tomado el día anterior. A mayores nos hicieron una
mezcla que no habíamos probado: en la misma copa echaron manzanilla
Solear de Barbadillo con Solera 1847 Cream, dulce pero rico. De comer
pedimos:
-Papas aliñás
-Gazpacho
(el mejor que he probado nunca)
-Flamenquín
de carne
Pagamos
19€ y nos despedimos de ellos, muy a nuestro pesar. Lo pasamos
bomba allí, qué pena que no estén más cerca porque me pasaría
allí todo el día, es un local que guardo en el recuerdo para
siempre y que no dudaré en visitar cuando vuelva por Sevilla.
 
Volvimos
al hotel dando un paseo, pues la temperatura era ideal. Yo llevo dos
días sin ponerme una chaqueta, algo impensable en Galicia a estas
alturas del año…Y a otras también.
Pensábamos
reservar un taxi en el hotel para que nos llevase al día siguiente
al aeropuerto pero el chico de recepción nos dio los horarios del
bus y, a pesar de que el avión salía temprano, podíamos cogerlo
perfectamente, pues comienzan a funcionar a las 4:30. Aquí os pongo
los horarios, si os fijáis se puede coger billete de ida y vuelta
por 6 euros, cosa que desconocíamos.
Lunes
13 Junio
El
avión salía a las 7:25 así que nos levantamos y bajamos para la
parada a las 6 de la mañana, después de pasar por la recepción del
hotel a dejar las llaves. Aquí tenéis la opinión del hotel AYRE que escribí en Tripadvisor: https://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g187443-d1566872-r383463844-Ayre_Hotel_Sevilla-Seville_Province_of_Seville_Andalucia.html#CHECK_RATES_CONTAl parecer el bus tarda unos 10-15 minutos
en pasar por Santa Justa desde que sale de la plaza de Armas.
Llegamos
al aeropuerto en unos 15 minutos, más o menos, pues hace pocas
paradas. Una vez allí pasamos el control y compramos un par de
generosos en una tienda. Había una cafetería pero tenía unos
precios prohibitivos así que pasamos de desayunar; luego vimos que
salía más barato en el avión, pero aún así, como fuimos
durmiendo todo el rato ya desayunamos al llegar a Galicia.
Embarcamos
según la hora prevista y llegamos 15 minutos antes de la hora
estimada a Santiago de Compostela. En cuanto bajamos del avión
llamamos al Parking Low Cost y enseguida nos vinieron a recoger con
la furgoneta. Pagamos los 15 euros acordados y marchamos.

 

Al
final no nos bañamos en la piscina del hotel…Pero sí al llegar a
Santiago, pues estaba lloviznando, lo cual nos dio unas ganas
horribles de volver en el avión para Sevilla.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*