Diario de China

Día 1: Madrid-Moscú-Pekín
Este viaje a China de 15 días lo contraté en la web de ATRAPALO un par de meses antes de la salida. El precio incluía billetes de avión, hoteles, los traslados, desayunos, comidas y algunas cenas, pagando sobre 2.200 euros por persona. Los visados los hicimos nosotros directamente en Madrid (para lo que fuimos con el tiempo bastante justo, por cierto). Una vez en China nos juntaron con un grupo de 20 españoles; todos habían pagado más que nosotros porque habían contratado el viaje a través de diversas agencias del país. Yo ya he comprado varios viajes largos en páginas web de confianza (Atrapalo, Logitravel) y siempre me han salido bien; te asignan un operador con el que hablas por teléfono (siempre es el mismo) y que te va diciendo los pasos que tienes que seguir. En el caso de China el pago se dividió en dos partes, fue muy sencillo.
El viaje empezó el 28 de Junio 2011, cogiendo el avión desde el aeropuerto de MADRID-BARAJAS con AEROFLOT hasta Moscú (precintamos las maletas para volar). El vuelo duró alrededor de 4’5 horas, llegando con una hora de retraso a Moscú (pues ya habíamos salido tarde de Madrid). Como era de esperar nos dieron de comer durante el viaje, pero no demasiado rico…
Amanecer desde el avión: lagos de la estepa rusa

Al llegar a Moscú pasamos un control policial y otro de seguridad, esperando casi 2’5 horas hasta el siguiente vuelo. La espera fue terrible, pues apenas había sitio para sentarse, hacía muchísimo calor y una simple botella de agua costaba 4€. Finalmente despegamos, otra vez con retraso, pero esta vez con un avión bastante más grande y cómodo que el anterior. Eso sí, seguía haciendo mucho calor, la azafata estaba harta de que le pidiésemos vasos de agua así que al final nos dejó la botella (aunque se resistió…).

Pasamos la noche en el avión, pese a que no anocheció en ningún momento. Atravesamos Rusia y Mongolia hasta llegar a China, apenas vimos luces o casas, sólo un montón de llanura y lagos. Finalmente llegamos a nuestro destino: Pekín, en donde se suponía que nos vendría a buscar alguien.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*