Diario de Tenerife: preparativos y día 1

MARTES 9 DE JUNIO 2015

En Junio de 2015 tuvimos que viajar de urgencia a Tenerife para firmar la venta del piso de Pelayo, pues por fin después de tenerlo todo un año vacío la Inmobiliaria que había contratado había encontrado interesados. Compramos entonces dos billetes de avión directos desde Santiago de Compostela a Tenerife Sur con RYANAIR, pagando 200 euros por persona, preferimos pagar un poco más para no hacer escala en Madrid/Barcelona. Los vuelos en ese momento eran los martes, jueves y sábados así que aprovechamos y cogimos una semana para disfrutar también unos días de la isla (de martes a martes).

Dejamos nuestro coche en el PARKING SANTIAGO, que se encuentra a unos metros del aeropuerto de Lavacolla y en menos de un minuto nos trasladaron en una furgoneta hacia la terminal.  Subimos al avión a las 21:30 con la suerte de que me encontré con Eiroa, un antiguo compañero mío de la Universidad que hacía alrededor de doce años que no veía, ¡¡qué alegría!!

Llegamos a las 24 horas al Aeropuerto del Sur, en donde habíamos reservado un coche por Internet con la empresa CICAR para 7 días por 98 euros. Creo que es una muy buena opción para alquilar coches en las islas, pues hay muchas sucursales y el precio es muy asequible. Nos regalaron una audioguía con información de la isla en un CD para poner en el coche, un buen detalle.

Arrancamos con destino a Santa Cruz, en donde un amigo de Pelayo prestaba un piso para quedarnos durante nuestra estancia en la isla, ¡qué amable! Llegando a la capital de la isla el coche empezó a hacer un ruido horroroso (Pelayo creía que se trataba de un disco de freno) así que llamamos al aeropuerto, a pesar de ser ya casi la 1AM, pero nos cogieron igualmente el teléfono. La persona que nos atendió nos dijo que entregásemos el vehículo al día siguiente en la sucursal del Puerto para cambiarlo.

El piso que nos prestaron era bonito, y estaba bien situado (justo enfrente del Centro Comercial Meridiano). Anselmo, el amigo de Pelayo, nos dejó varias notitas por la casa, indicándonos donde estaba la luz, alguna cosa que estaba rota, bebidas en la nevera, etc., todo un detallazo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*