Bodega Entre Os Ríos. Pobra do Caramiñal

Un día Rubén, el chef del CAFETIN DE PONTEVEDRA (para mí uno de los mejores locales de la ciudad), nos dio a probar un vino que no conocíamos, pues siempre está buscando cosas nuevas para comer y beber con las que sorprender a sus clientes, filosofía que comparto plenamente a pesar del esfuerzo que requiere.
Altares de Postmarcos
Se trataba de un vino llamado ALTARES DE POSTMARCOS, elaborado por una pequeña bodega familiar llamada ENTRE OS RÍOS, en A POBRA DO CARAMIÑAL, así que no dudamos ni un momento en ponernos en contacto con ellos y fijar un día para ir a visitarlos.
Entre Os Rios
Si buscáis en Internet ENTRE OS RÍOS, posiblemente os aparezca la web de la Casa Rural que tienen con el mismo nombre, que cuenta con 6 habitaciones y que al parecer está muy bien valorada (nosotros no nos alojamos allí). Nosotros nos centramos en la bodega, que elabora alrededor de 25.000 litros al año de vino. El nombre de la finca se debe a que está rodeada por dos brazos del río Pedrás, quedando en medio de ambos como una pequeña isla.
Casa Rural Entre Os Ríos
El día de la fecha llegamos puntuales a la finca, en donde nos esperaba PACO CRUSAT. El lugar es realmente precioso e idílico, todo lo que os diga es poco, estoy segura de que debe de ser uno de los hospedajes con mayor encanto de Galicia. La casa es enorme, de piedra, con un montón de bellos rincones, un riachuelo y un puente que lo atraviesa, un auténtico remanso de paz a sólo 5 minutos en coche de A Pobra do Caramiñal. En lo alto de la finca se encuentra el edificio destinado a la bodega, que además cuenta con un salón en el que organizan eventos (bautizos, comuniones, comidas, etc.).
Bodega
Paco respondió amablemente a todas nuestras preguntas y nos contó mil y una historias, la verdad es que pasamos una mañana maravillosa con él y aprendimos muchísimo. La bodega está gestionada principalmente por Paco, su hijo José y un trabajador que tienen contratado; como podéis imaginar hay mucha tarea a repartir.
Adega Entre Os Rios
Antes de nada hay que decir que la bodega NO se encuentran dentro de la DO Rías Baixas, sino que pertenecen a la INDICACIÓN GEOGRÁFICA PROTEGIDA DEL VINO DE LA TIERRA DEL BARBANZA E IRIA, una zona que al parecer tenía mucha tradición vinícola pero que se fue abandonando en favor del  trabajo en el mar, más rentable. Según nos explicó Paco, el reglamento de esta Indicación es férreo y más estricto que el de la DO Rías Baixas en muchos puntos (ej.: acidez, cantidad máxima de metabisulfito de 125mg/litro, obligación de fermentación maloláctica, etc.).
Interior de la bodega
Después de un esmerado cuidado de la viña, dada la climatología y humedad de la zona, se vendimia la uva y se trae a bodega. Una vez que las uvas están en los depósitos se dejan decantar por frío durante alrededor de 7 días con el fin de eliminar impurezas, polvo, restos fitosanitarios, etc.
Salón de eventos
Salón de eventos
A continuación se pasa a los tanques de inox para que arranque la fermentación alcohólica. Es llamativo que la temperatura en la zona es de 15-16ºC por lo que Paco está convencido de que poco a poco ha ocurrido una selección natural de la levadura salvaje del propio viñedo que es capaz de mantener su metabolismo a tan baja temperatura. Este proceso se alarga durante un mes, más o menos. Nos aclaró que la razón por la que fermentan a baja temperatura se debe a que, de esta manera, los ésteres no se transforman en alcohol y por tanto no se pierden, manteniendo el vino todos sus aromas.
Antiguo sulfatador
Tras la fermentación se deja reposar el vino durante todo el invierno, haciendo alguna que otra trasiega durante este período. En febrero-marzo, cuando las temperaturas empiezan a subir hasta 17-18ºC, arranca la fermentación maloláctica, que hay que controlar hasta la relación de málico/láctico que decida el elaborador. Para ello lo van catando cada día, además de pasar varios análisis de laboratorio. Al cabo de tres semanas, más o menos, paran la reacción añadiendo una pequeña cantidad de metabisulfito.
Adega Entre Os Ríos
Adega Entre Os Ríos
Tras esta segunda fermentación el vino reposa en depósitos alrededor de un par de meses. A partir de aquí se divide el proceso con el fin de elaborar dos vinos distintos:
-Casal do Monte: se filtra someramente para eliminar levaduras y reposa hasta ser embotellado, una vez filtrado. El nombre del vino se debe a una finca de un amigo de la familia que se encuentra al lado de la playa y que tiene una bonita entrada de piedra, imagen que figura en la etiqueta.
-Altares de Postmarcos: tras la fermentación maloláctica y el reposo comienzan a remontar las lías con una bomba, de este modo se lisan y sueltan aromas complejos, además de manoproteínas. Estas últimas (proteínas glicosiladas con cadenas de manosa), al parecer, son el componente mayoritario de la pared celular de la levadura Saccharomyces cerevisiae y contribuyen a dar estabilidad al vino:
  -tartárica: por bloqueo de las reacciones de cristalización, impidiendo su precipitación
  -proteica: por interacción con fenoles (como los taninos) y proteínas del vino, lo que ayuda a disminuir la astringencia y estabilizar el color
  -organoléptica: estabilizan los aromas al unirse con los ésteres, dando mayor persistencia al vino en boca, además de fijar el color, como ya se dijo arriba
 El vino pasa entonces dos meses en bodega durante los cuales sufre dos remontados semanales. Tras otro período de reposo se trasiega, haciendo previamente un filtrado para eliminar las lías; así permanecerá hasta que se embotelle (no sin antes pasar por el filtro amicróbico en el momento inmediatamente anterior).
Casal de Postmarcos
Las botellas reposan al menos dos meses en bodega antes de salir al mercado por lo que si echamos cuentas, ya ha pasado más de año y medio y el vino todavía no salió de la pequeña bodega de los Crusat. En cuanto al nombre del vino, proviene de los socalcos que en esa zona se llaman altares (según Paco viene a su vez probablemente de la palabra latina “ara”) y Postmarcos es el nombre de la parroquia (posiblemente también de origen latino, más allá de los marcos/límites de la zona de Marcos). La etiqueta presenta una hoja de vid situada entre dos ríos, haciendo referencia al nombre de la bodega y casa rural.
Adega Entre Os Ríos
Pintadoiro: se trata de un vino tinto que no elaboran todos los años, compuesto principalmente de la variedad Mencía, pero también lleva una pequeña parte de Caíño Tinto. Esta última es potente y ácida, por lo que al mezclar ambas obtienen un vino fresco y redondo (o amante, como lo define Paco, término que me encantó ;P). La etiqueta la pintó un amigo de Paco al que se le pidió que definiese los colores que conforman un vino tinto (azul por el mar que baña la zona, verde por las parras y violeta por el color de este vino tinto joven).
Pintadoiro
Tras la magistral explicación de Paco pasamos a catar vinos blancos directamente de los depósitos:
-2013: muy fresco y sabroso, incluso con algo de aguja (que al parecer es natural en la variedad de Albariño).
-2014: probamos la misma añada pero de dos tanques diferentes, que en principio habían pasado por el mismo proceso pero sin embargo, uno era más seco y otro era mucho más aromático, cítrico y tropical. Misterios del vino…
-2011: muy redondo y equilibrado, aromas a lácticos. Ha evolucionado mucho con respecto a los que probamos de 2013 y 2014.
Adega Entre Os Ríos
Todos los vinos que probamos, a pesar de estar cada uno en su momento de evolución, tenían personalidad, invitando todos a seguir bebiendo más. Paco nos habló también de los proyectos que está elaborando su hijo José:
Vulpes vulpes:  vino blanco 100% Raposo. Al parecer se trata de una variedad que fue típica en la zona pero que apenas se encuentra hoy en día, habiendo prácticamente desaparecido debido a la filoxera y a la botritis. La Raposo podría estar emparentada con la variedad Albarín de Asturias, según nos comentó Paco. Se trata de una uva de ciclo corto que se vendimia a finales de agosto-septiembre, muy delicada. Hace años ANTONIO SABORIDO, que elabora XIRPIN en CABO DA CRUZ (Boiro), entregó varias cepas de Raposo a los Crusat para su cultivo; actualmente disponen de una serie de cepas con las que esperan obtener sobre 1000 kilos de uva. La primera vez que Jose lo elaboró fue hace dos años (270 botellas) pero el año pasado no salió al mercado, pues se perdió completamente la cosecha debido a lo endeble que es, como ya comenté. El nombre del vino hace referencia a cómo se denomina a la especie del zorro en latín (raposo en gallego significa zorro).
Adega Entre os Ríos
Etiqueta de Vulpes vulpes
Komo Kabras: se trata de un Albariño 100% que cuenta con ocho meses de crianza en barricas de roble francés y al menos dos en botella. En la etiqueta figurarán unos petroglifos que se encuentran en Pena das Cabras (Palmeira, Ribeira).
Adea Entre os Ríos
Tras una maravillosa jornada con Paco nos despedimos de él, agradeciéndole muchísimo que nos recibiera y atendiera tan amablemente (además he disfrutado mucho escribiendo posteriormente el artículo). Me quedo con ganas de conocer a Jose, su hijo, quien al parecer es un gran entusiasta del vino y por supuesto de ver cómo evolucionan sus proyectos.
Pelayo y Paco conversando
Os dejo aquí el enlace a las críticas que hay en Tripadvisor sobre la Casa Rural de los Crusat, pues son muy buenas, por lo que podría ser un buen lugar para alojarse si visitáis la zona.
 Adega Entre os Ríos
La casa rural es maravillosa pero el entorno destaca por su variedad y oferta: idílicas playas, dunas de Corrubedo, Sierra do Barbanza (con variedad de caminatas como la Ruta del río Pedrás), típica gastronomía gallega de la zona, etc., un lugar que no dejará a nadie indiferente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*