Bodegas Fulcro. Rías Baixas

A principios de 2018 tuvimos la gran oportunidad de visitar BODEGAS FULCRO, de MANUEL MOLDES, junto a unos amigos. El día acordado nos desplazamos hasta Sanxenxo, en donde ya nos esperaba Manuel, al que sus amigos llaman Chicho.

Bodegas Fulcro

Nada más llegar Chicho nos enseñó varios de los viñedos que trabaja, algunos propios y otros alquilados. Hay zonas de Rías Baixas cuyos terrenos actualmente ostentan unos precios tan altos que sólo es posible comprar uva… Las fincas presentan diversos suelos (granito, pizarra) así como orientaciones, temperaturas, etc.

Bodegas Fulcro

Por ejemplo Finca Xesteira se encuentra en una zona muy ventosa, lo que provoca unos grados menos de temperatura media con respecto al resto del Salnés. Además se encuentra sobre una veta de pizarra roja, lo que proporciona una gran personalidad al vino.

Bodegas Fulcro

Bodegas Fulcro
Detalle del suelo

En este caso las viñas, de entre 45 y 75 años, están plantadas de un modo muy caótico, lo que obliga a realizar todas las tareas a mano. Aquí pudimos ver cepas de Albariño y Espadeiro reinjertadas (este último, al parecer, es ligeramente distinto a los de la zona y de hecho Manuel necesita casi 50 días de extracción para obtener el color deseado). Lleva unos cinco años trabajando esta finca de 7000 m2 cuyas cepas dan poca producción (una barrica de Espadeiro y de dos a cuatro de Albariño).

Bodegas Fulcro

Bodegas Fulcro

A continuación vimos otra finca que presentaba un suelo arcilloso de precioso color dorado. En este caso la disposición de la misma, guarecida de los vientos, hace que sea un lugar ideal para cultivar variedades tintas.

Bodegas Fulcro

Las cepas que allí se encontraban, muy antiguas, se cultivan mediante el llamativo sistema de cultivo ANTORTA, que consiste en hacer girar las viñas, adquiriendo las mismas un aire retorcido que recuerda a un muelle. Son cepas de Espadeiro por las que Manuel llevaba cuatro años peleando y que consiguió comenzar a trabajar hace sólo uno. Al parecer los paisanos de la zona le han comentado que esas viñas podrían tener alrededor de doscientos años, lo cual no sé si será cierto, pero espectaculares sí que son.

Bodegas Fulcro

Bodegas Fulcro

Paramos a ver otras fincas (entre ellas Finca A Pedreira, de suelo granítico), algunas de las cuales disponen de unas preciosas vistas de las islas Ons, Cíes y Sálvora.

Bodegas Fulcro

Bodegas Fulcro

Tras ver de donde obtiene la materia prima, acudimos al lugar donde elabora, que es tal cual la idea que “bodega garaje” que uno podría tener. Tras el portalón nos esperaba una pequeña estancia en la que su padre ya hacía vino. Viendo las dimensiones del lugar cuesta creer que Manuel haya hecho obra para ampliar levemente el espacio y tener un poco más de comodidad…

Bodegas Fulcro

A pesar de que Manuel ayudaba desde pequeño a su padre a elaboraba vino en casa, decidió en un principio estudiar Económicas y seguir su propio camino. Tras trabajar en banca y posteriormente en el sector hotelero, finalmente dejó su trabajo para dedicarse al vino, gesto que no le costó demasiado, pues verdaderamente se trataba de su pasión.

Bodegas Fulcro

La primera añada que elaboró fue en 2009 y tras ellas, según nos relata divertido, su padre casi le prohíbe la entrada a la bodega. Las generaciones anteriores solían elaborar vino blanco joven, sin madera ni guarda, por ello su progenitor en un primer momento se lamentó; sin embargo a los nueve meses el vino le empezó a gustar.

Bodegas Fulcro

Según Manuel, Luis Anxo y Raúl Pérez fueron muy importantes en sus inicios, así como Rodrigo Méndez. Para elaborar sigue un proceso manual y artesanal, respetando el medio natural y creyendo fielmente en el calendario lunar.

Bodegas Fulcro

Para sus vinos utiliza barricas viejas, de 9-11 años, de diferentes orígenes: Borgoña, Loira, etc. Su máxima es elaborar vinos frescos y equilibrados, de ahí el dibujo de la etiqueta: la ley de la palanca.

Bodegas Fulcro

A continuación pasamos a probar sus vinos, algunos directamente de depósito y otros de botella:

1.Finca Pedreira 2017: sacado directamente del depósito. Elaborado con viñas de 40 años de fincas con suelo granítico muy degradado. Es un coupage de vino inox, habiendo un 10% que pasa cuatro meses por barrica usada con el fin de car un poco de cuerpo a la mezcla final.

Bodegas Fulcro

2.Vino blanco de depósito: proveniente de una pequeña parcela de suelo de pizarra de la que obtuvo alrededor de cinco mil litros. Presentaba aromas minerales y a pólvora, con 8,5 de acidez. Manuel opina que el vino que obtiene de este tipo de suelo debe de tener un paso por madera, pues la pizarra provoca profundidad y afilamiento. Reconoce que le gusta experimentar con las 2 Ha de suelo pizarroso que trabaja.

Bodegas Fulcro

3.Fulcro: nuevamente de suelo pizarroso, sin embargo el vino es muy distinto, pues pasa por madera de vendimia a vendimia.

Bodegas Fulcro

4.Fulcro: el mismo vino que el anterior pero en este caso se trata de una barrica de Loira. En este caso se nota un poco más la acción de la madera. En 2015 dio 10 de acidez por lo que tuvo que pasar por barrica (no hizo maloláctica).

Bodegas Fulcro

5.Caíño: cepas viejas de una parcela con suelo de granito que lleva poco tiempo trabajando, con 12º de alcohol como mucho.

Bodegas Fulcro

6.Caíño: de viñas viejas propias que se encuentran en suelo granítico. Estaba haciendo maloláctica en ese momento pero aún así mostraba buen perfil, aromático.

Bodegas Fulcro

7.Espadeiro: vino proveniente de las cepas viejas retorcidas que estaban guarecidas, en suelo de pizarra, con casi cincuenta días de extracción. Pasará todavía un año en barrica. Nos pareció mineral, elegante, sedoso, con notas a regaliz y cereza.

Bodegas Fulcro

8.Loureiro Tinto: en plena fermentación maloláctica, presentaba aromas a reducción. Proveniente de uvas compradas de cepas viejas que encontraron de causalidad en la zona de Meaño. Hay que decir que en la actualidad la variedad de Loureiro Tinto ha prácticamente desaparecido de la zona de Rías Baixas.

Bodegas Fulcro

9.Caiño, Loureiro y Espadeiro: mezcla de estas tres variedades; el Caíño lleva una crianza previa en barrica de 15 meses. Manuel opina que aún le falta algo de tiempo en botella.

Bodegas Fulcro

10.Pescuda 2016: Manuel abrió una botella de este vino que pasa por depósito y madera para que lo probásemos.

Bodegas Fulcro

11.Finca A Pedreira 2016: este blanco es Albariño proveniente de la finca con mismo nombre, en la que crecen cepas de 40 años. Sobresalían los toques a mineralidad.

Bodegas Fulcro

12.Fulcro 2016: aquí Manuel buscó un equilibrio entre suelo, madera y acidez. Excelente.

Bodegas Fulcro

13.Primer vino:  tuvimos la grandísima suerte de probar una botella de la primera añada que elaboró Manuel con uvas propias, allá por 2009. Presentaba el típico aroma a lata de mejillón o berbercho que dan a menudo los Albariños evolucionados (es la botella sin etiquetar que se ve a la derecha en la foto).

Bodegas Fulcro

También nos adelantó que en Fulcro hay unas cien plantas injertadas que irán para un vino nuevo, fruto de la mezcla de suelos, de ahí el probable nombre: ALIAXE (aleación en gallego). Aunará la potencia del acero, la fuerza de la pizarra roja y la acidez del granito.

Nos encanta la filosofía de Manuel, con el que pasamos una mañana estupenda gracias a su simpatía y sus fantásticos vinos. Para mí es uno de los grandes de Rías Baixas.

Por cierto, si queréis contactar con él podéis hacerlo por mail a este correo: bodegasfulcro@gmail.com

Bodegas Fulcro
¡¡¡Gracias Chicho!!!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*